FILTROS TERAPEUTICOS

La fotofobia y la sensibilidad al deslumbramiento son síntomas frecuentes en pacientes de baja visión.
El paciente refiere un exceso de luminosidad que le produce molestias y pérdida de contraste. Ésto implica una disminución de su agudeza visual y suele ocurrir en personas que tienen una alteración de los medios transparentes en cornea, cristalino, vítreo…
Los filtros terapéuticos eliminan este problema, provocado por la fuente de luz que provoca dispersión de luz, porque como ya he mencionado anteriormente, los medios no son transparentes. Los filtros terapéuticos son GAFAS que podrán encontrar en ópticas especializadas en Baja Visión.
Además éstos, eliminan la radiación UV, es decir, actúan bloqueando la longitud de onda corta (azul, violeta) que son las ondas dañinas y no permiten que llegue a la retina.
El paciente por tanto, conseguirá mayor agudeza visual y protegerá su retina de la exposición solar, evitando que su patología ocular avance.
Los Filtros más eficaces son los amarillos, naranjas y rojos que son los que absorben al máximo en la región de alta fluorescencia, alta dispersión y corta longitud de onda. Dependiendo de la patología ocular, se diagnostica un filtro u otro, aunque también  influye la comodidad del paciente en la elección de ellos.
En los problemas por Degeneración macular asociada a la edad (DMAE), glaucoma y cataratas, se recomienda un filtro terapéutico de corte 450 nm, 511nm o 527 nm.
Si se padece Retinopatía diabética, se recomienda un filtro de 511nm.
Retinosis pigmentaria, Enfermedad de StargardtFundus Flavimaculatus o Distrofia de Conos y Bastones, se recomiendan filtros de 550nm, 585nm.
En los casos de Distrofia corneal, se recomienda un filtro de 511nm. Si se padeceAlbinismo se recomienda un filtro de 550nm.
Estas gafas también pueden llevar filtros laterales que serán muy recomendables si se retinosis pigmentaria, degeneración macular, stargardt albinismo, afaquia, acromatopsia.
Si unimos al uso de filtros terapéuticos, una buena alimentación rica en luteína y zeaxantina, estaremos protegiendo nuestra retina de los efectos nocivos de la radiación solar.
La luteína y zeaxantina, se las conoce como “pigmentos maculares”. Su función es proteger la retina y cristalino de la acción oxidante de la luz, ya que reducen el daño oxidativo provocado por la luz azul.
Las podemos encontrar en espinacas, lechuga, acelgas, espárragos, maíz entre otros.
También es importante el uso constante durante todo el año de cremas de protección solar (pantalla total o superior a 50). El daño que se produce en la retina es igual si tomamos el sol o solamente nos protegemos los ojos. Por supuesto, están totalmente desaconsejadas las camas solares y tomar el sol expresamente en la playa o en la alta montaña. Las personas con RETINOPATIAS tienen que cuidar al máximo además de sus ojos, su piel, y protegerse de ella con ropa clara y tapándose brazos y piernas. Es conveniente ir siempre que se pueda por la sombra y llevar una gorra con visera o una pamela en el caso de las mujeres. Se deben evitar las salidas en verano en las horas de máximo sol y deben procurar evitar los atardeceres en verano, mirar al sol fijamente y por supuesto, para cualquier persona, padezca o no una retinopatía, evitar los eclipses solares.
Detección y prevención, es lo más importante.
En aquellos pacientes que presenten un resto de visión útil, tenemos que sacar el mayor partido posible con ayudas especiales. Éstas las pueden encontrar en Ópticas especializadas en BAJA VISIÓN.
Se puede volver a leer; actualmente tenemos mucha esperanza en la ciencia.
Isabel Yuste. Directora Técnica Óptica KEPLER
Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Una historia de niños que sufren coroideremia…

Andoni tiene 15 años y se está quedando ciego. Su hermano Ibón de 13, también. Y el pequeño Xabier les sigue los pasos. Sufren coroideremia. De los cuatro hermanos la única que no ha desarrollado la enfermedad es Ianire. Y es que esta es una enfermedad casi exclusiva de varones, ya que en las mujeres el proceso es benigno y no progresivo. Hace seis años, sus padres, Francisco Javier y Amaia, pusieron nombre a lo que les ocurría a sus hijos. Nunca habían oído hablar de esta dolencia ni sabían que Amaia era la portadora. Ahora saben que sólo la investigación puede frenar el deterioro de Andoni, Ibón y Xabier. Optimismo les sobra pero les falta tiempo y dinero. El mayor de los tres ha perdido el 63% de visión. Por eso protegerles de la luz se ha convertido en casi una obsesión. La misión de estos padres es frenar la ceguera de sus hijos abriendo los ojos al resto del mundo sobre esta enfermedad rara.

Aca encontrarán un video de la historia: http://es.noticias.yahoo.com/video/andoni-ib%C3%B3n-y-xabier-tres-155210811.html

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario