Un avance que logra frenar un trastorno ocular, el queratocono…

Combina dos técnicas que se usaban para corregir defectos visuales y de la superficie de la córnea

La combinación de dos técnicas que permiten tallar y fortalecer la córnea le permitió a un equipo de oftalmólogos argentinos frenar el avance de un trastorno ocular que modifica la córnea hasta que parece un cono. Esta deformación, conocida como queratocono, produce inicialmente miopía y astigmatismo, que pueden avanzar tan rápido como para no poder ver bien ni con varios cambios de anteojos o lentes de contacto en poco tiempo.

En los dos años que duró el seguimiento de los 52 ojos con queratocono incipiente tratados con este nuevo procedimiento, los pacientes dejaron de usar anteojos o lentes de contacto y el 68% recuperó la curvatura normal de la córnea.

“Cada vez veíamos más pacientes con queratocono. Son muchos de los que llegan y dicen «Veo mal, borroso y quiero operarme con láser» o «Cambié tres pares de anteojos en seis meses y no puedo ver bien». Con este nuevo procedimiento pudimos mejorarles la agudeza visual, pero sin agravar el queratocono”, precisó la doctora Pilar Nano, especialista en segmento anterior del Instituto de Ojos Dr. Hugo Daniel Nano y autora principal del estudio premiado por la Academia Estadounidense de Oftalmología y considerado “un avance muy importante” por el Consejo Argentino de Oftalmología.

Las dos técnicas se aplican en una misma intervención. Primero, se utiliza láser para corregir el defecto óptico mediante la técnica fotoqueratectomía refractiva (PRK, por sus siglas en inglés). Una vez tallada la córnea, se desliza la camilla del paciente hasta el equipo de Cross Linking, un procedimiento que fortalece el tejido corneal. Aquí, se aplica una vitamina B en gotas en el ojo a tratar y a los 30 minutos, un disparo de luz ultravioleta. “La vitamina actúa como escudo para proteger el resto de las estructuras del ojo -precisó la doctora Nano-. Con la luz ultravioleta se produce una reacción química que refuerza las uniones de colágeno, lo que fortalece la córnea.”

Según las estadísticas disponibles (a 2007), una de cada 2000 personas desarrolla queratocono. Con los nuevos tratamientos que surgieron en 2008, crecieron los diagnósticos. Alrededor de 2 de cada 10 pacientes heredan la enfermedad; la mitad de ellos comienza con queratocono incipiente o frustro, que es el estadio que el equipo considera indicado para este nuevo procedimiento. “Ya en el estadio I -aclaró la especialista-, la visión está más afectada por el queratocono que por la miopía y el astigmatismo.”

Visión borrosa

La docente Silvia Angelino, de 50 años, tenía visión borrosa. Desde la adolescencia, usaba anteojos y lentes de contacto para corregir la miopía y el astigmatismo. “Progresivamente, noté un deterioro de la agudeza visual y de la visión nocturna -dijo por mail sobre los síntomas previos a la intervención-. No toleraba las lentes de contacto y sentía picazón y fatiga ocular. Había consultado a otros oftalmólogos, pero ninguno me había diagnosticado queratocono.”

Finalmente, varios estudios confirmaron la presunción del doctor Hugo Daniel Nano y se decidió la intervención. “Tuve que dejar de usar las lentes de contacto 10 días antes y debí hacerme chequeos médicos de rutina (…) Con la cirugía recuperé sustancialmente la visión, principalmente la de objetos cercanos y de lectura. Ahora, uso anteojos (no en forma permanente) para manejar y mejorar la visión a distancia.”

Los cuidados que tuvo en cuenta después de la cirugía fueron sencillos: aplicarse las gotas indicadas (colirios), evitar movimientos bruscos y proteger los ojos del sol.

“Es una enfermedad que puede pasar desapercibida, porque en esta etapa la córnea se deforma y produce miopía, que es lo que se detecta. Pero la diferencia es que (ese defecto) sigue avanzando. Son pacientes a los que se les descubren queratocono subclínico y miopía que avanza -precisó el doctor Nano, coautor del estudio-. Al combinar la corrección óptica, que ya la veníamos haciendo en estos pacientes, con el Cross Linking logramos darle mayor estabilidad a la enfermedad y corrección visual a los pacientes.”

Así, el contador Gumersindo Bouzada recuperó la buena visión de lejos y pudo abandonar los anteojos y las lentes de contacto que usó desde los 4 años, en estos últimos 22 años. “Sólo tuve que hacer reposo, usar gotas y tomar calmantes porque las 24 horas posteriores fueron dolorosas. Pero, luego, poco a poco se van notando los resultados -contó-. Ahora, veo bárbaro… creo que mejor que cuando usaba las lentes de contacto.”

Los especialistas coincidieron en que el procedimiento “no sirve” para tratar el queratocono avanzado o si la córnea es muy delgada. El valor de la cirugía es de 7000-8000 pesos por ojo, incluidos los controles médicos prequirúrgicos y durante el año posterior a la cirugía. Algunas prepagas cubren la PRK, que representa alrededor de la mitad del costo..

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1439271-premian-un-avance-que-logra-frenar-un-trastorno-ocular-el-queratocono

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s