Biblioteca accesibles…

Un proyecto de la Universidad Nacional de Rosario permite que Alumnos y docentes no videntes o con baja visión pueden acceder a textos digitales para braille, mp3 y/o para reproducir en PCs.

La tecnología ha permitido enormes avances en materia de oportunidades Ampliar Imágenes
El Proyecto de Bibliotecas Accesibles se enmarca en una propuesta de tutorías de la Secretaría Académica de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) y tiene por objetivo poner el material de estudio de las carreras a disposición de personas con discapacidad visual.

“Estas personas pueden ser ciegas o de baja visión. Para poner los textos a disposición tenemos que hacer un proceso técnico que comienza con la digitalización y puede terminar en un texto impreso en braille, en un texto audible en formato mp3 o reproducible a través de un software instalado en las computadoras”, cuenta Teresa Montero, una de las responsables del proyecto, cuando se le pregunta por la tarea de hacer accesible el material de estudios .

No obstante, el asunto no termina allí: “Al texto digitalizado muchas veces es necesario efectuarle modificaciones para adecuarlo a la lectura de los no videntes. No cualquier texto digital puede ser leído por una persona ciega: hay que adecuar tablas, gráficos, describir cosas, cambiar de lugar las citas al pie. Es un trabajo bastante artesanal”.

Sobre los formatos accesibles, Montero explica que para personas con baja visión se utilizan textos magnificados, es decir, con tipografías de cuerpo más grande. “En general, entre las posibilidades de formato, a los estudiantes universitarios suele resultarles más cómodos los textos en mp3, aquellos que se pueden oir”, agrega.

Según explica la Coordinadora del proyecto, la propuesta cumple con los preceptos de la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (2006) y la modificación de la Ley de Educación Superior (2002). “Desde el 2003 ha habido, de parte de la Universidad y del Estado, una política más activa para la adecuación de espacios edilicios, urbanos y comunicacionales. Han trabajado mucho en ésto las ONGs. Luego, en 2006, se sancionó la Convención donde se indica que el Estado debe garantizarnos las condiciones de accesibilidad”, relata.

“Creo que en los últimos años se ha avanzado a pasos agigantados en estas cuestiones, pero siempre sucede que la norma llega antes que los hechos porque para conseguir transformar los espacios en contextos más amigables hay que hacer cambios muy importantes. En eso estamos trabajando, de manera ardua y constante”, sostiene Teresa, no vidente, quien lleva varios años trabajando en la Universidad en proyectos orientados a mejorar las oportunidades de estudio de personas no videntes.

Las nuevas tecnologías marcaron un camino de avances hacia la igualdad de oportunidades. “Gracias a las computadoras, los softwares, los mp3, hemos mejorado mucho nuestra calidad de vida”, afirma Montero, quien pacientemente confecciona la lista de libros y artículos a disposición de la comunidad educativa de nuestra Universidad, un documento que ya cuenta con más de 500 textos para consultar.

Para pedir un texto accesible, las personas con discapacidad pueden escribir a bibliotecaaccesibleunr@gmail.com. Teresa Montero relata el proceso que se efectúa desde que se recibe un pedido: “Cada vez que un alumno nos pide un texto, primero revisamos el catálogo para ver si existe. Si ya lo tenemos digitalizado, nos queda convertirlo al formato en que nos lo solicitó. Si no está en nuestro catálogo, lo buscamos en bibliotecas con las cuales compartimos material. Nuestra Universidad trabaja junto a otras Casas de Altos Estudios formando una red de bibliotecas accesibles a través de la cual intercambiamos textos. También hay textos cargados en páginas web desde donde se puede obtener material”.

Por cuestiones de derechos de autor sólo se descargan textos de servicios específicos de bibliotecas accesibles. “Sin embargo, la Ley de Propiedad Intelectual incluye una excepción que nos permite -cuando las editoriales no editan sus libros de manera accesible- descargarlos, convertirlos y entregarlos exclusivamente a la persona con discapacidad. Por esa razón requerimos que las personas presenten el Certificado Nacional de Discapacidad para retirar el material”, explica la Coordinadora.

Interesados en acceder a los textos y/o aportar trabajo voluntario pueden comunicarse con:
Bibliotecas Accesibles U.N.R. – Secretaría Académica

Fuente: http://www.lt10digital.com.ar/noticia/idnot/124891/bibliotecas-accesibles-500-textos-para-discapacitados-visuales.html

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s