Hablando del ojo seco y el film lagrimal…

¿Qué es el ojo seco?

El film lagrimal es una delgada película de lágrimas que se dispone sobre la superficie epitelial de la conjuntiva y de la córnea, con una estructura particular formada por tres capas (lipídica o grasa, acuosa y mucosa o mucina), descriptas en 1954 por Wolff.

La fracción mucosa: Es una película de apenas 0.02-0.04 micrones de espesor, en íntimo contacto con el epitelio conjuntival. Su principal función es la de transformar el epitelio de la córnea hidrófobo en hidrófilo, permitiendo la mojabilidad de la superficie epitelial. Otra importante función de la capa mucosa es la de protección física inmunológica ante agentes infecciosos. El origen de esta capa mucosa depende íntimamente de la secreción de las células caliciformes, denominadas también células goblet, y en menor medida de las células epiteliales.

La fracción acuosa: Es la más importante y voluminosa, ocupando el 90% del volumen total del film (7-9 microlitros). Su espesor es de 6-7 micrones. Su contenido determina las fundamentales funciones de nutrición del epitelio corneal, protección inmunológica, y función refractiva.

La fracción grasa o lipídica: Es una delgadísima película. Su espesor, de 0.1 a 0.2 micrones, y varía constantemente por la compresión ejercida por los párpados en el momento del cierre palpebral. Sus funciones son la protección mecánica contra las agresiones del medio ambiente estabilizando el film lagrimal al limitar la evaporación de la capa acuosa que se encuentra inmediatamente por debajo.

¿Qué es el Ojo Seco?

El ojo seco es un proceso patológico de la superficie ocular producido por un déficit en la cantidad y/o en la calidad del film lagrimal, que de esta manera se hace incapaz de mantener la salud de los epitelios de la córnea y de la conjuntiva.

¿Existen distintas clases de ojo seco?

Sí. Según la gravedad de las lesiones oculares puede clasificarse en:

GRADO 1: OJO SECO LEVE
Se presentan síntomas ligeros de sequedad ocular: picor, sensación de sequedad y raspado, deseo de cerrar los ojo.

GRADO 2: OJO SECO MEDIO
A los signos anteriores se añaden síntomas subjetivos de sequedad ocular: dificultad de abrir los ojos al despertar por la mañana o tras la siesta, sensación de arenilla en los ojos, quemazón, hormigueo, fotofobia.

GRADO 3: OJO SECO SEVERO
Lo característico del grado 3 es la presencia de lesiones corneales y conjuntivales persistentes, que empeoran si el cuadro de sequedad progresa, o no desaparecen totalmente si la secreción lacrimal mejora. El ojo seco severo, en sus formas más simples, no afecta a la visión pero en su forma extrema disminuye la agudeza visual.

¿Cómo puede manifestarse el ojo seco?

El ojo seco se manifiesta principalmente a través de los siguientes síntomas: Sensación de cuerpo extraño, Sensación de “raspado” o “aspereza” durante el parpadeo, Sequedad ocular, Lagrimeo o Epífora, Ardor, Prurito leve y Fotofobia.

¿Cómo puede ser diagnosticado el ojo seco?

1) Anamnesis: la anamnesis es una “exploración verbal”. Sirve para conocer los síntomas subjetivos del ojo seco, cuándo empezaron, cómo evolucionaron, cómo se han tratado.

2) Inspección: La biomicroscopia con lámpara de hendidura permite recabar información en los síndromes de sequedad ocular.

3) Evaluaciones de Diagnóstico Específicas: Análisis cualicuantitativo del film lagrimal (Test de Schirmer, Test de Dilución, Osmolaridad), Análisis de la Estabilidad del film (Break up Time, Tearscope), Análisis de la Superficie Ocular (Rosa de Bengala, Lisamina Verde, Tinción con Fluoresceína, Citología de Impresión).

¿Cómo puede tratarse el ojo seco?

Tratamiento ambiental:
Evitar las corrientes de aire, la sequedad y la contaminación ambiental.

Tratamiento físico:
Parpadeo y compresión de los párpados, compresas calientes y limpieza mecánica.

Tratamiento médico:
Tratamiento sustitutivo: tiene como objetivo sustituir las lágrimas faltantes. En el tratamiento sustitutivo, las lágrimas artificiales no sólo intentan reproducir las características de la lágrima natural, sino añadir nuevas características.

Las lágrimas artificiales pueden ser:
Soluciones salinas
Polímeros
Mucolíticos
Tróficos
Estimulantes secretorios
Inmunomoduladores
Corticoides

Inflamación y origen del Síndrome del Ojo Seco: una teoría unificadora.
La Queratoconjuntivitis sicca, o síndrome del ojo seco, es una patología ocular frecuente caracterizada por la disrupción de la película lagrimal. Su origen puede deberse a una insuficiente cantidad de lágrimas o a la incapacidad de conservar sus cualidades.

Se produce una inflamación, resultado de la “sequedad” de la superficie ocular (kerato: corneal, conjuntivitis: inflamación de la conjuntiva, sicca: del latín sicco, secar) que puede darse en forma esporádica o en forma crónica y auto-perpetuable. Esta disrupción del film lagrimal da lugar a diversos síntomas, como son la sensación de sequedad, irritación, enrojecimiento, sensación de cuerpo extraño, visión borrosa, aumento en la frecuencia de parpadeo, descarga mucosa y lagrimeo.

El objetivo de las terapias tradicionales ha sido normalizar el volumen de lágrimas y su composición, para reestablecer la lubricación y la protección de la superficie ocular. Estos tratamientos funcionan como paliativos, pero no resuelven el proceso inflamatorio subyacente.

Una nueva estrategia de tratamiento es la terapia con inmunomoduladores que controlan la inflamación local provocada por las citoquinas que circulan en las glándulas lagrimales y la conjuntiva.

Según esta nueva teoría etiológica de la Queratoconjuntivitis sicca, un síndrome cíclico produce la inflamación neurogénica de las glándulas lagrimales, que activa las células-T y la secreción de citoquinas en las lágrimas. Las citoquinas son proteínas que regulan la respuesta inmune y la proliferación de células-T; pero una cantidad excesiva de estas células puede dañar los tejidos. De esa forma, junto con mediadores inflamatorios conducen a la activación de más células-T, la producción de más sustancias inflamatorias y más tejidos dañados.

Estas citoquinas inflaman la superficie ocular e interrumpen las señales sensoriales enviadas desde dicha superficie, afectando el estímulo normal para la secreción de las lágrimas. Esto puede resultar en el daño y hasta destrucción de las glándulas lagrimales primarias y secundarias.

Este proceso conduce a una virtual paralización del sistema lagrimal y a una inflamación auto-perpetuable que no puede ser eliminada por el sistema de defensa del ojo normal.

Normalmente, ante la presencia de algún tipo de invasión o disrupción, aumenta la producción de lágrimas para limpiar el sistema lagrimal. Sin embargo, en las patologías auto-inmunes la respuesta inflamatoria puede atacar con enzimas a las células sanas y dañar la matriz de las lágrimas y de la conjuntiva.

El cambio en la secreción lagrimal conduce a una inflamación de origen neurológico que se convierte en un ciclo constante: disminuyen los estímulos que reciben las glándulas lagrimales, lo cual reduce la cantidad y calidad de las lágrimas, provocando mayor irritación en la superficie ocular.

Fuente: http://www.poen.com.ar/es/informacion-para-el-paciente/que-es-el-ojo-seco/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s