Filtros y control de la iluminación…

En pacientes con Baja Visión.

La luz solar ejerce efectos positivos en el proceso químico metabólico del cuerpo humano, pero como es bien conocido también produce, sin la protección adecuada, efectos negativos que dan lugar al deterioro de algunas estructuras del cuerpo humano.
Del espectro de radiación electromagnética son la luz ultravioleta (200nm-380nm), la luz azul (450nm-470nm) y la luz infrarroja (750nm -1mm) las que, ya de forma acumulativa, y de forma instantánea son susceptibles a producir daños oculares.

La luz infrarroja es filtrada en su máximo porcentaje por las gotas de agua de la atmósfera. Es a partir de 2000 metros de altura cuando se precisa de un filtro adicional para esta longitud de onda. La luz ultravioleta en sus subdivisiones UVC y UVB es filtrada por las partículas de Ozono suspendidas en la Estratosfera. Sin embargo, la radiación correspondiente a las Longitudes de Onda de luz UVA y luz azul llegan libremente a la superficie de la tierra.

La exposición prolongada a luz UV produce lesiones fototóxicas en las estructuras oculares, así como, una mayor predisposición a padecer degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE). Así mismo, el estudio INSERM 450, de octubre de 2002, ha demostrado la toxicidad de la luz sobre la retina.

Debido a la corta longitud de onda que presenta la luz azul, esta se dispersa en diferentes direcciones al atravesar la atmósfera y los medios oculares, lo que la hace responsable de la sensación de deslumbramiento, que en pacientes con Baja Visión, sobre todo con etiologías de origen retiniano, llegue a ser incluso dolorosa y generar pérdida de Sensibilidad al Contraste y formación de imágenes parasitas.

En su gran mayoría las lentes solares convencionales no presentan corte de longitud de onda en franja de la luz azul y, sin embargo, sí tienen una alta absorción del resto de la luz visible, por lo que no son eficaces para los pacientes con Baja Visión, ya que, les inducen una disminución de la sensibilidad al Contraste y, por tanto, mayor dificultad en la discriminación de los objetos.
Estos pacientes requieren de la utilización permanente en presencia de luz solar de Filtros específicos y selectivos con corte en las longitudes de onda de la luz Ultravioleta y de la luz Azul.

Existe una amplia variedad de fabricantes y materiales a disposición de los profesionales de la visión y de los pacientes con Baja Visión, si bien, los filtros CPF® fotocromáticos de CORNING son los que ofrecen estabilidad total en sus propiedades a lo largo del tiempo; frente al los filtros de material orgánico que, por su propia naturaleza, son susceptibles de modificar sus características de absorción durante su vida útil.
Corning presenta una gama completa de filtros CPF® fotocromáticos que, además de ofrecer corte en las longitudes de onda corta (UV y Azul) brindan una adaptación rápida a las variaciones de luminosidad, así como un amplio abanico de niveles de absorción:

REPOSO ACTIVADO
-CPF® 450 33% 81%
-CPF® 450 XD 62% 82%
-CPF® 511 56% 86%
-CPF® 527 68% 89%
-CPF® 527 X 67% 85%
-CPF® 550 79% 95%
-CPF® 550 XD 91% 95%
-CPF® GLARECUTTER 82% 94%

Los filtros CPF® también están disponibles con Rx en monofocales, bifocales y progresivos, en índice de refracción 1.523 y 1.8.
La selección del filtro debe hacerse con rigor y forma personalizada para cada paciente, teniendo en cuenta su patología y nivel de deslumbramiento. Se hace necesaria una prueba con los filtros en exteriores, tanto en zonas soleadas como en zonas de sombra, realizando transiciones de una a la otra y viceversa, pudiendo, de este modo determinar cual es el que cubre de forma más completa las necesidades del paciente. Es importante tener en cuenta, que existen pacientes que precisan protección incluso en interiores.

En el control del deslumbramiento y protección frente a las longitudes de onda fototóxicas, la selección de la montura ocupa un lugar primordial. Las monturas Cocoons® ofrecen protección en 360º, gracias a sus protectores, laterales, superiores e inferiores. Presenta la particularidad de poder acoplarse superpuestas sobre las gafas graduadas del paciente, pudiendo hacer una selección entre 5 calibres.
Es esencial que los pacientes con Baja Visión dispongan y se comprometan a usar de forma habitual lentes de protección con filtros de corte de longitud de onda selectivo para la Luz UV y Luz Azul, para controlar al máximo el deslumbramiento y ralentizar el progreso de la patología que adolecen, sin perjuicio de la agudeza visual.

El Centro de Baja Visión Ángel Barañano ofrece formación al profesional de la salud visual acerca de la importancia de éstos filtros y la correcta prescripción de los sistemas especiales para pacientes con Baja Visión. Invitamos a nuestros colegas que deseen, a una formación que les diferencie en el área de la Baja Visión. La cita es en Madrid – España en el “Curso de Formación Intensivo en Baja Visión” que se llevará a cabo entre el 05 y al 16 de Marzo de 2012, en nuestras instalaciones: casos reales, experiencia con las ayudas especiales y rehabilitación visual, entre otros.

Para mayor información solicite los temas a tratar, resumen de los mismos, horarios y costos al correo formacion@baja-vision.com

Fuente: Este artículo ha sido desarrollado bajo la Coordinación de: Ángel Barañano, DOO,FAA. Pilar Torrego, DOO. Miguel Guzmán, DOO.
Fuente: http://www.baja-vision.org/bagosto11/articulo.asp?id=87

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s